Mis fotos en Instagram

Instagram

viernes, 28 de enero de 2011

Egoísta, cabrón



Hoy me he parado, y decidido tener unas horas para pensar, lo hago de vez en cuando, a veces es bueno y te ayuda a tomar decisiones importantes y bien acogidas por los demás. Otras veces es un desastre, y todo lo que has barrenado es un gran error, aunque tú lo ves de otra manera, claro.
Hoy me he parado y me he dado cuenta que soy un egoísta cabrón, me explico, tengo la jodida costumbre de valorar siempre mucho más lo que no tengo que lo que tengo, siempre mi cabeza da vueltas y se calienta pensando como conseguir algo que no tengo, y claro el ipod viejo se para, el coche no tira, la cafetera echa un café aguado, el piso se llena de humedades, etc; todo porque saben que mi intención es un IPAD, es un Touareg; es una Nespreso, es un chalet en la playa, etc. Hoy me he parado, y he mirado para ellos y a pesar del daño que me están haciendo con sus protestas, no he podido evitar acordarme de la ilusión que tenía cuando los compré y he dejado caer una lágrima, y me he dado cuenta de lo egoísta cabrón que soy.
Esto de arriba es una gilipollez.
Pero pensemos en lo inmaterial, también me suele pasar, nunca estoy contento con lo que tengo y sé que lo que he conseguido hasta ahora, sería la envidia de mucha gente, y sé que si por una puta casualidad perdiera alguna de estas cosas, para mí sería peor que cortarme una pierna o quedarme ciego, sin que los cojos y los ciegos se ofendan, seguro que lo entienden. Pues a lo que iba, resulta que tengo una familia maravillosa, que me quieren y tal vez mas de lo que me merezco, tengo amigos de esos que siempre están para todos mis bajones y que sufren conmigo, tengo un trabajo que no acaba de matarme y del que nos mantenemos la familia y yo y a veces la suegra, sin tener que hacer maravillas para llegar a final de mes. Sin embargo aún necesito otras cosas y resulta que me gustaría tener más tiempo, tal vez mas dinero y desde luego toda la salud para no sé que cosas, tal vez, viajar, escribir, no sé, pero a veces todos esto se convierte en monótono y pasa el tiempo y creo que estoy dejando algo por hacer. Una vez me dijeron que cuando me muera solo me acordaré de lo que no hice, y por eso quiero vivir en una isla desierta o volar en parapente o sentir la arena del desierto en mi cara, levantarme con el sol de medianoche en un fiordo, caminar entre los bosques (esto ya lo hice), hacer un crucero por el Nilo con Cleopatra, en fin cada día mis necesidades cambian, señal de que no son tan importantes, o sí.
Alguien podría decir que todo es compatible, no sé, tal vez lo sea y yo no he sabido hacerlo. Tal vez porque cuando lo pienso alguien me dice: solo piensas en ti, eres un cabrón egoísta.

2 comentarios:

Paulita dijo...

ni egoísta ni cabrón, solo una persona mortal, una persona con inquietudes, con sueños por cumplir e ilusiones por realizar; y tambien una persona mortal con responsabilidades adquiridas y con problemas del dia a dia , que al fin y al cabo son la esencia de la vida, porque ¿qué hay peor que una vida sin sueños? yo no dejaré de soñar nunca, tal y como me has enseñado...

Optimus dijo...

Bien, como decirlo... estoy de acuerdo con Paulita, es de lo más normal sentirse así de vez en cuando y no deberías obsesionarte con la idea de que eres egoísta, cabrón o lo que quieras llamarte, la palabra sería en cualquier caso... esperanzado, soñador, ambicioso como mucho -qué sería de nosostros si día a día no ambicionamos algo que no poseemos ¿valdría la pena levantarse por las mañanas?-

Aprender a "fusionar" ambas cosas -lo que tenemos y lo que queremos poseer- es la meta que tenemos que marcarnos con el día a día.

Ah, y seguro que se te queda algo por hacer en la vida... nos pasa a todos, pero hagas lo que hagas, seguro que siempre se te quedará algo atrás... repito, nos pasa a todos!

Y no barrenes tanto, disfruta de lo que tienes día a día y como no... siempre mirando al futuro con optimismo (y conste que no soy el más indicado para aconsejar a nadie!)

Un fuerte abrazo Menalcas.