Mis fotos en Instagram

Instagram

jueves, 17 de marzo de 2011

De momento seguimos juntos



Querida alma:
Hoy he sabido que tengo que morirme, que me vas a dejar ahí tirado, tal vez en una cama, tal vez al volante de un coche, o tal vez en medio de la calle aprovechando un infarto. No sé si eres hombre o mujer o nada de eso, pero quería decirte que no tienes porque darte prisa, ya llevamos algunos años juntos y no nos ha ido tan mal, creo, luego, aún no entiendo porque tienes separarte o divorciarte de mi.
Ya sé que en algunos momentos te lo hice pasar mal y que incluso me agarrabas el estomago hasta hacerme vomitar por alguna causa no muy coherente con tu espíritu, pero son cosas que a veces hace el cuerpo y que yo no controlé y tú tampoco, coño, podías haber hecho algo también, en vez de mortificarme tantas noches.
Recuerdo aquél día que me enamoré y tu no lo veías claro, sabías que con el tiempo lo íbamos a pasar mal, tu siempre tan certera en tus razonamientos, pero dejé ir al corazón hasta donde quiso y claro acertaste, cuanto sufrimos juntos después por mi culpa, pero algo aprendimos, no? Ya sé, siempre me dices que no, que yo nunca aprendo, que volveré a tropezar, pero que quieres que haga, el corazón me dice que también tiene derecho y yo soy un hombre que no sé decir que no a nadie y claro así nos va, me cuentas.
En fin parece que ya te has aburrido de mí y de esos malos ratos, y yo que pensaba que no estaba tan mal, te quieres divorciar pero sabes que no voy a poder encontrar a otra como tú, que me aguante los devaneos que de vez en cuando me marco, que aguante las broncas que te hago padecer, otra que me dé mimos, aún sabiendo que son culpa mía su falta. Bueno, no sé si me lo merezco, para mí que estábamos hechos el uno para la otra, pero ya ves, que equivocados estamos los cuerpos.
Venga haz lo que tengas que hacer y cuando lo hagas que sea rapidito, no tengo ganas de llamar la atención, y si por casualidad te arrepientes en el último momento, te estaré eternamente agradecido, nunca mejor dicho lo de eternamente, y además sabré compensarte para que seas algo más feliz; no todo lo que tu querrías, claro, ya sabes que de vez en cuando el corazón quiere comer y ese también me dejaría tirado si no le doy. La verdad que esto es un agobio, aquí cada uno tira para su lado y el final el que va a la caja soy yo.
Esperando tu comprensión y buen hacer, se despide con un besazo este que te aguanta dentro.

3 comentarios:

Optimus dijo...

¡Que suerte Menalcas el poder hablar con tu alma! La mía me abandonó sin previo aviso hace ya unos meses; la busqué encarecidamente por todos los medios que pude y lo último que supe de ella es que se había mudado a otra ciudad y mendigaba un poco de cariño por las calles -la muy zorra... ¿en qué fallé?-.
Con ella se fue mi cómplice, mi confidente, un trozo de mi ser.

Si en conjunción el cuerpo puede notar el dolor del alma, cuando se va, solo queda frío, soledad y temor, insiste en que la tuya se quede, es demasiado valiosa como para perderla.

Un fuerte abrazo.

PD: muy bueno.

Mei Manzanero dijo...

Qué bueno eso de tener un alma y un corazón, aunque el alma vaya a divorciarse de ti. ¡Espero que no se quede con todo tu dinero! Yo ya hice mi separación de bienes con la mía.

Dyhego dijo...

¿Qué iba a hacer el alma sin nosotros? Si ella tiene que estar más agradecidos de ternernos, que nosotros de tenerla...
Salu2 almeros.